lunes, 11 de agosto de 2008

Reseña: World War Hulk

Terminó World War Hulk y comienza la reconstrucción tras el desastre. Pero, ¿han valido la pena estos cinco meses de furia desatada?
Partamos del interrogante sobre qué es lo que uno esperaba de esta serie: si era acción cataclísmica y puñetazos a mansalva, entonces es tu serie. Si no, mejor abstente.
Hulk regresa a la Tierra después de su exilio en el planeta Sakaar, tras ver a su gente, mujer e hijo morir en una explosión supuestamente provocada por aquellos que lo enviaron al espacio: los Illuminati (Rayo Negro, Iron Man, Mr. Fantástico y Dr. Extraño). Hulk y sus guerreros supervivientes toman Nueva York con la amenaza de destruirla si no les entregan a los responsables de su desgracia, los cuatro ya mencionados. A partir de aquí comienzan una serie de batallas de espectacularidad creciente, con alguna que otra duda sobre el límite al que llegará Hulk en su venganza. Uno de los aspectos que más me ha gustado es la ambigüedad moral del reparto: entre los principales afectados (Hulk, sus guerreros, los Illuminati) no se pueden destacar a unos como "buenos" y a otros como "malos". Todos tienen sus motivaciones para hacer lo que hacen y desde su punto de vista resulta correcto. Esto es algo que, por ejemplo, no ocurrió en Civil War.
En resumen, éste es un entretenimiento sin complicaciones, correctamente escrito por Greg Pak y espectacularmente dibujado por John Romita Jr. La edición de Panini es muy adecuada, en tanto que incluye sólo los episodios de World War Hulk y de Incredible Hulk, los únicos que son imprescindibles para entender la historia. El resto de crossovers (X-Men, Gamma Corps, etc.) pueden obviarse. Es también recomendable el número cero, donde se presentan los personajes y se resume Planet Hulk, serie previa a la presente.

No hay comentarios: